domingo, marzo 30, 2008

Obsesionado con ser una buena persona

se olvidó de vivir, se cansó de buscar

se sentó un día y ya no volvió a caminar,

entrecerró los ojos y dejó su mente vacía.