sábado, enero 27, 2007

De camino al fin...

Busco un suspiro atado a una caricia
Revuelvo las calles buscando una sombra
Un indicio, el rastro de un recuerdo
Huyo del miedo y busco un paréntesis
A este dolor de barriga, a este nudo en la garganta.
Entreveo las luces de un amanecer en el que nunca estaré,
Tiemblo de frío en un invierno que no es el mío
Me ahogo en una piscina donde ya no queda agua
Tengo el pecho hundido de los golpes recibidos
En un combate que no he ganado, que no he perdido.
Busco una explicación al desorden que me desorienta
Y dejo una puerta abierta al futuro por si quiere colarse
En medio de la noche y legarme dulces sueños
Me agarro al presente y sufro un dolor de muelas del pasado
Rindo homenaje al tiempo y venero las estaciones
Busco en el sexo los placeres de la vida
Y en la bebida, el respiro de un largo día
Que debería haber acabado antes de empezar.


Antes de mañana estaré atado a un nunca más
Y me arrepentiré de ciertos errores, pediré perdón
Y buscaré. Busco una caricia que perdí hace años.
Busco tu pelo en la almohada. Busco una sonrisa.


En la esquina me doy de bruces contra el otro lado
Y me sangran las manos de desenterrar las voces,
Las que se apagan y las que se apagarán.

miércoles, enero 10, 2007

De vuelta al hoyo. El infierno no es tan dulce como lo pintan...

sábado, enero 06, 2007

Esas noches en las que hará frío

Estoy triste
Son las seis y tres
Y de tristeza rebosa mi corazón
Me siento solo
Y mis lágrimas me hielan la piel
La oscuridad ciega mis ojos
Y yo sin ti no puedo vivir.

Las noches me amparan
En su lecho frío y oscuro.
Me cuesta mucho retener el cariño que no te di
Y quisiera que siguieras aquí, para no dejar de quererte,
Decirte todo lo que no me dio tiempo a explicarte,
Enseñarte todo lo que te falta por ver,
Darte todos los besos
Que se quedaron en el desván de mis labios
Pedirte perdón por todo lo malo.

Las sombras del pasillo se me echan encima
Cuando al atardecer nadie me besa al llegar a casa,
Quisiera volver a escribir poemas sobre tu pelo
Y que tu los leyeras en la cama
Mientras yo te desnudo.
Quisiera estar contigo y escribir sobre tu sonrisa,
Dorada al sol, y tus lagrimas, bañadas por la luna,
Quisiera que apoyaras mi cabeza en tu hombro
Para animar mis ojos cuando están tristes
Y me cogieras la mano en el frío invierno.

Todas esas noches en las que hará frío
En las que tu piel se pondría de gallina
Quisiera poder abrazarte aquí
Quisiera poder abrazarte ahora
No me sirve esperar mi hora
Porque aún son las seis y tres
Y por más que miro el reloj
El tiempo no avanza
Y cuando el tiempo se detiene
Es cuando más me cuesta estar lejos de ti
Es cuando más noto el vacío en mi corazón.

Quisiera salir de este pozo
Pero sin ti no puedo.
Que dulce era el sonido
de nuestros cuerpos rozando las sábanas.
De nuestras voces.
De nuestras risas.
De nuestros besos.
De nuestras lágrimas.
Cuanto te quise y cuanto te quiero.

Creo que después de esta noche no habrá amanecer
me reuniré contigo y nos amaremos en la eternidad.
Próxima Estación

Hay una estación llamada callejón sin salida
Y una calle llamada sin mirar atrás,
Una esquina dice adiós sin dar la cara,
En el zapato una piedra
Y sin retorno
No hay camino que deshacer.

Pero en un ataque de optimismo
Se abre un hueco en el andén
Y un tren sale hacia Próxima Estación
Y ya nada parece un trecho oscuro
Y en una bocanada de aire fresco
Una mano nos da la mano
Y una subida se hace bajada
Con la ayuda de un empujón
Y un negro claroscuro se ilumina
Y un roto se cose a otro roto
Y con aguja e hilo ya no hay agujero
Sí, entonces se pierde el miedo
A saltar y el trampolín ya no queda
Tan lejos del suelo, las palabras fluyen
Y se dicen las verdades de nuevo
Se arreglan los floreros y los platos rotos
Y en un camino ya caben dos de nuevo.
Unos labios, unas manos, otros ojos
Enseñan que las noches nunca se perdieron
Las noches siempre estuvieron ahí.