sábado, septiembre 23, 2006

¿Qué dice el espejo?

Hay un vino sin acabar en una mesa sin poner
Está una risa riéndose de tanto llanto inútil
Y hay un mono que salta de rama en rama
Un lagarto rojo soñando con dragones verdes
Y una estatua que al cabo de un siglo se mueve
Una estación vacía de tren y llena de gente sin tren
Hay un desorden que se agacha esquivando el caos
Hay unos dientes que se rompen contra el suelo
Un viejo que salta sin dolor de huesos
Y un niño que no entiende porque se siente tan niña
Un coche que se queda sin aire en medio una carrera
Y un caballo que corre rodando sin ruedas
Hay una mujer que llora entre bambalinas
Y una película porno donde el sexo esta de más
Hay un hombre que no llora en un mar de lágrimas
Y una especie de especie en extinción
Una prostituta que dice que no cobra
Y una monja que cobra quince y la cama
Y un dios que no existe acaba de nacer,
Y uno que nunca nació, uno dice que ha muerto
Hay una niña que hace lo que quiere
Y otra, a la que apenas dejan toser
Hay un autobús lleno de estiércol
Y un tractor que no lleva más que gente
Hay un país sin bandera, una bandera quemada
Una hoguera de agua y un agua de fuego
Una quemadura en seco y una rueda pinchada.
Yo no se donde estoy pero aquí me encuentro
Y te busco entre la nada para encontrarte en forma
De ausencia contenida en un frasco que creía lleno
De es sustancia llamada felicidad, rara donde las haya
Y un espejo entre tu y yo nos dice lo que hay que hacer
Y de vez en cuando nos dice que no hay que hacer
Sin saber que en realidad nunca dice nada.
¿Qué dice el espejo?
SOÑAREMOS

Las ideas resbalan como lluvia por las hojas.
Unos labios como risas,
Unos ojos negros que miran,
Unos pechos se insinúan.
Una boca sonriente me llama
Entre otoños y primaveras,
Flores y hojas secas.

Cuando la Luna llegue
Estaremos enlazados en una cama de colores
Diciéndonos al oído bonitas palabras,
Emocionados, por una canción tal vez.
Y así beso a beso, cuerpo a cuerpo, saldrá el Sol.
Tú dormida con la cabeza en mi pecho,
Y yo, abrazando tu corazón para que no se enfríe,
Besaré tu dolor para que no duela,
Acariciaré tu pasión para que no se apague,
Conversaré con tus ideas para que no se duerman,
Aplacaré tus celos para que no estorben,
Te molestaré para enfadar tu mal humor,
Lloraré para despertar tu ternura,
Reiré para no verte llorar,
Escribiré poemas de amor para verte reír,
Te haré daño porque te quiero.

Cuando el Sol cansado de tanto amor
Celoso de tanto cariño se esconda
La Luna volverá a acunar nuestro delirio.
Y sin saber la hora o el día
Saltaremos al mar, correremos por las nubes,
Y mil noches beberemos, hasta no poder más,
Los licores más prohibidos
Y embriagados caeremos en un sueño.
Y soñaremos que nos besábamos, que nos queríamos.